¡¡Bienvenido al mundo!!


¡¡Bienvenido al mundo!!
¡Qué frase más significativa para los recién estrenados papás! ¡Qué bonito día lleno de felicidad! Uno no sabe bien lo maravilloso que es el viaje a la vida, y los millones de miedos, ideas y pensamientos que se pasan por la cabeza en un día tan señalado. Todo es felicidad y todo el mundo la comparte. Y como no podía ser de otra manera, los amigos de los papás de Diego querían sorprenderles con algo diferente a las clásicas flores: una tarta bonita, sencilla y original para su recién estrenada paternidad. Me pareció un reto precioso.

Creo que ha sido todo un éxito y la idea se fijó en mi mente durante nuestra conversación telefónica. Su interior: un rico bizcocho de plátano relleno de crema suave de chocolate. Y en el exterior un osito deseando llegar al centro del pastel. 

Todo en todo azul bebé, como manda la tradición. Un detalle diferente a lo habitual…¡y más dulce!

En breve la receta que os debo del naked cake, para que volváis a la cocina con más fuerza y con energías renovadas tras las vacaciones. ¡¡Feliz semana!!