Cheesecake de Mascarpone y fresa con chocolate y bizcocho de cacao


Cheesecake de Mascarpone y fresa con chocolate y bizcocho de cacao
¿Alguien dá más? Ya sólo el nombre es agotador, pero os aseguro que esta tarta no es tan complicada como parece. Hace tiempo que no os dejo receta nueva, y esta ha sido la mejor excusa: bizcocho de cacao hecho para el desayuno, chocolate en exceso para otra tarta, y varias tarrinas de mascarpone diciendo “cómeme” en mi nevera.

Con la llegada del buen tiempo siempre apetecen cosas frescas, y si podemos aunar en un mismo postre, todo lo que nos gusta, el resultado final sabemos que será un triunfo seguro.

Frambuesas y fresas, sobre lecho de bizcocho desmigado de cacao, coronando una capa de chocolate negro…

Os dejo la receta, todo explicado, lo único que os hace falta, además de los ingredientes, es paciencia y ¡¡ganas de ponerse a postrear!!.

INGREDIENTES (para base de 20cms desmontable):

Para la base: 200 gr de galletas tostadas y 100 gr de mantequilla derretida.
Para la corona de chocolate: 200 gr de chocolate postres, 50 gr de nata líquida.
Para la tarta de queso:
-400 gr de mascarpone.
-140 ml de leche.
-1 sobre de gelatina neutra.
-2 yemas.
-100 gr de azúcar glass.
-375 gr de nata montada.
-2 cucharadas colmadas de mermelada intensa de fresa.

Calentamos la  leche, las yemas, la gelatina, el mascarpone, el azúcar glass, sin dejar de remover hasta integrar bien. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Mientras preparamos la base: picamos la galleta bien y la mezclamos con la mantequilla hasta lograr una pasta. Extendemos sobre nuestra base, presionando bien y metemos a la nevera. Volvemos a la mezcla anterior y cuando haya enfriado, mezclamos con la nata montada, con movimientos envolventes. Vertemos la mitad de la mezcla en otro bol, y agregamos la mermelada. Sacamos la base de la nevera y echamos una primera capa del bol de mascarpone. La metemos en el congelador unos 15 minutos. Sacamos y echamos una capa del bol de mermelada, extendiendo bien. Volvemos al congelador, y así iremos alternando las capas que queramos. Al terminar la dejaremos en la nevera al menos una noche entera.
Cuando haya reposado pondremos nuestra corona de chocolate: calentamos la nata y añadimos el chocolate picadito, removemos bien hasta derretir, retiramos del fuego y dejamos entibiar. En otra base del mismo tamaño, forrada con papel vegetal, extendemos el chocolate y dejamos enfriar por completo.Mientras, desmigamos muy bien nuestro bizcocho.
Para el montaje final: desmoldamos la tarta, sacamos el chocolate del papel vegetal y lo posamos sobre la misma, esparcimos el bizcocho rallado, y decoramos con fresas.¡¡¡¡Tacháaaaannnnn!!!!